EL YOGA INTEGRAL

 El Yoga Integral, desde donde nosotros lo entendemos y experimentamos, es una herramienta y a la vez un camino holístico de sanación y unión de todo lo que somos, sin olvidar nada: cuerpo, mente, emociones, espíritu. Este Yoga, como su nombre indica, integra las principales ramas que conforman el Yoga en Mayúsculas:

  1. Hatha Yoga: a través de la práctica de asana, pranayama y kriya sanamos, fortalecemos y equilibramos los cuerpos físico y sutil (energético).

  2. Raja Yoga: a través de la práctica meditativa aprendemos a conocer nuestra mente y trabajamos la atención para empezar a dominarla; asimismo y no menos importante: desarrollamos la intuición como un sentido más, la escucha interna hacia nuestro verdadero ser.

  3. Bhakti Yoga: es el yoga que nos conecta con el amor más puro que llevamos dentro y con el sentimiento devocional hacia lo trascendente a través del canto, la danza o la recitación de mantras, entre otras vías.

  4. Jnana Yoga: es el yoga del conocimiento y nos facilita la conexión con lo superior a través de la lectura y el estudio de textos inspiradores.

  5. Karma Yoga: es el yoga de la acción y nos ayuda a transformarnos a través del trabajo, en medio de la vida.

Dependiendo de la sensibilidad de cada persona ésta se inclinará más hacia una rama u otra, pero desde nuestra experiencia, no es aconsejable dejar nunca totalmente de lado las otras a fin de sostener su equilibrio global de la persona. De este modo, a través de una práctica continuada, conseguimos una alineación de todo lo que somos: cuerpo, mente y emociones, que quedan a disposición de nuestra verdadera esencia, al servicio de nuestro corazón.

El Yoga Integral que practicamos tiene sus raíces en las enseñanzas del filósofo indio Sri Aurobindo (1872 – 1950), y su compañera espiritual, Mirra Alfassa (La Madre 1878 – 1973), quienes van un paso más allá de otros yogas sintéticos ya que tienen en cuenta el plano espiritual como algo fundamental en la sadhana (práctica) del yogi. Sin una aspiración sincera, una entrega total a lo más profundo de nuestro Ser y un rechazo a todos los obstáculos que nos impiden avanzar no puede haber un verdadero despertar del Alma, Ser Psíquico o Maestro Interior, que ha de ser el que guíe nuestras acciones. La vida es evolución de conciencia. Ellos afirman que la mente no es el último estadio de la evolución humana, el próximo estadio será un ser capaz de manifestar en sí mismo la Conciencia Universal. Nosotros podemos participar en este proceso de evolución, volviéndonos instrumentos para el establecimiento de una nueva sociedad plena de amor y conexión con lo más profundo de nuestro Ser. Este yoga purifica e integra los elementos que conforman al hombre para su transformación y curación. El Yoga Integral es el arte de amarnos a nosotros mismos viviendo desde el corazón. 

 

Mirra Alfassa y Sri Aurobindo

EL SÍMBOLO DE LA MADRE. En este mandala encontramos las cuatro potencias de la Mahashakti, la Gran Fuerza Universal, y a su alrededor las cualidades elevadas que inspiran en el ser humano.